15/09/2014

"Equinoccios"


Tara Med, Lola Reboud, Equinoxes
Desde la escala en Bizerta, Túnez, Tara se ha feminizado, 7 mujeres y solo 5 hombres embarcados. Algunos incluso lo llaman humorísticamente "el barco de color rosa." Esta navegación de Argel a Marsella  también les da amplio espacio a los artistas. Lola Reboud es uno de ellos. Fotógrafa, ella recorre la goleta a horas fijas con sus cámaras para realizar su proyecto llamado "Equinoccios".

“Estoy en residencia a bordo de Tara entre Bizerta y Marsella durante el mes de septiembre, el período de los equinoccios. Antes de salir, escribí un proyecto del mismo nombre dedicado al color azul del mar Mediterráneo. Si ante todo saco fotos, también estoy levantando un mapa marino y montando un video.

Este color azul, lo estoy trabajando en las variaciones del prisma climático y cromático. Saco fotos  en la mañana, a medio día y al atardecer. Tengo la intención de dar forma a un mapa en base a los elementos recogidos por los científicos; Es decir, los datos digitales, porque hoy en día es así que se hace cartografía. Luego, deberé encontrar la modelización gráfica la más adecuada, en 2D o 3D. Se añade a eso una película, tomas del mar en sus variaciones cromáticas asociadas al retrato de   Maríe Barbieux, científica embarcada cuya tesis será sobre el color del océano.

Respeto un ritual: hago fotos en la mañana, a medio día y al ocaso del sol. Por la mañana, el color del azul del amanecer tiende hacia el rojo y los amarillos viran hacia un azul bastante contrastado. Al  mediodía, cuando el sol alcanza el cenit, todo se vuelve azul cielo. Al atardecer, la luz tiende al rojo y vuelve al azul oscuro. Ello se conjuga con las variaciones estacionales y del clima. Mis fotos presentan todo el prisma cromático.

Finalmente esta superficie azul nunca es la misma y me doy cuenta de que mi ojo se está afinando de modo increíble. Hay matices que yo no podía apreciar cuando embarqué en Tara. Al principio, solo veía una masa; Ahora visualizo cada vez más detalles a los cuales presto atención en cada preparación de toma fotográfica. Este mar aparece de hecho como una cobija de supervivencia muy delgada. Los intercambios con los científicos y los marineros, el muestreo de plancton y la recolección de plástico diarios que ellos llevan a cabo, nos llevan a darnos cuenta de la densidad de vida y de contaminación que esta masa de agua contiene, algo que uno no percibe de entrada.

¿Cuál es tu relación con la ciencia?
Soy como un niño! No sé nada de eso y estoy aprendiendo todos los días. Este es el cuarto proyecto que armo con científicos; He trabajado con vulcanólogos, geógrafos y ahora con oceanógrafos. Es algo que me encanta, un intercambio de conocimientos entre dos mundos que se encuentran poco pero que se inscriben ambos en la búsqueda.

A bordo, he descubierto que existe una sonda que mide el color del océano, el HTSRB. Ella posee un sensor ultrasensible y me ayudó a profundizar mi primera intuición. El color del mar también depende de la cantidad de fitoplancton y otras partículas en el agua. Así que este color azul depende  de elementos que uno no sospecha, que son apenas perceptibles. Descubro, aprendo todos los días, y ese es el punto de estar navegando. De estar recluida en mi estudio, dejaría de lado  estos intercambios con científicos y marineros. Lo que me interesa, no es tanto el color azul por su aspecto formal, sino el desafío del cambio climático que hay detrás y que no vemos.

Entrevista realizada por Noëlie PANSIOT

Más información: la web de Lola Reboud  www.lolareboud.com





14/09/2014

Del Líbano a Marsella: pasando por Chipre, Malta, Bizerta y Argel.



Hacia Marsella

Escala tunecina, 05/09/2014.
Después de abultados y ricos encuentros en Beirut, entre ellos la fecunda reunión con el CRNS libanés, y nuestras escalas y visitas a lo largo de la ruta, tanto en puertos como en aéreas marítimas protegidas, la llegada de Tara moviliza los habitantes de Bizerta. Llegamos  el lunes 1 de septiembre en la marina de Bizerta, Túnez, con un mar bien formado y un viento establecido a 35 nudos. Pese a las condiciones, el club “Sport Nautique Bizertin” recibe la goleta con bote, kayak y honores.

En coordinación con los organismos locales y nacionales, numerosos científicos y responsables de asociaciones de protección del medio ambiente y de reciclaje de plástico se han reunido para dar la bienvenida a Tara frente del hermoso puerto viejo.

En Bizerta, el tema de la contaminación por el plástico es de actualidad, en ausencia de recogida selectiva de residuos: un impresionante número de bolsas de plástico invade las carreteras y calles tunecinas. Pero existe la voluntad de reducir la contaminación del Mediterráneo, principal riqueza del país. Prueba de ello, el día 4, “We Love Bizerte” y  “C’est à vous de changer Bizerte”  llevan a cabo una exitosa recolección colectiva de desechos en la playa Aïn Meriem: 150 voluntarios y más de una tonelada de residuos recogidos.

Este mismo día, la tripulación es recibida por el decano y los investigadores de la Facultad de Ciencias de Bizerta, para un día completo de conferencias científicas. Eric Karsenti presenta algunos resultados de Tara Oceans mientras Marie Barbieux expone el guion de la investigación en curso sobre los microplásticos y los organismos marinos. A su vez, los expertos tunecinos presentan sus trabajos sobre temas relativos a la ribera sur del Mediterráneo, tal la proliferación de medusas y la contaminación del lago y la bahía de Bizerta.
Algunas visitas destacadas a bordo: el alcalde de Bizerta, la Delegada de Bizerta Norte, el agregado cultural de la Embajada de Francia en Túnez, el ex-alcalde de Paris Bertrand Delanoe, aprovechan esta semana para visitar el barco y dialogar con la prensa.
¡Gracias Bizerta!

3 días de escala en Argel ,13/09/2014.
3 días de efervescencia en Argel, puntuados de algunos enredos administrativos.
Compartiendo un sabroso té de menta y dulces, Tara se reúne con el equipo del ESSMAL, la Escuela Nacional Superior de Ciencias del Mar y de la organización del Litoral. Marie Barbieux detalla ante una audiencia de un centenar de estudiantes los protocolos de muestreo y análisis así como la tecnología embarcada en esta expedición.

El Sr. Hamdi, investigador-docente y director del  ESSMAL hace hincapié en la importancia de este día para sus estudiantes y futuros científicos : "Aquí, trabajamos entre otras cosas en torno al impacto antrópico sobre el medio ambiente…Es un problema social, un problema de los países en desarrollo…El ciudadano no es consciente, no hay apoyo de las autoridades, porque esto no se ve como prioridad. Las cifras oficiales hablan de miles de vertederos espontáneos, y eso es realmente problemático".

“Marinizarse” o un día para hacerse marinero.14/09/2014
Viernes, todavía en Argel, el hormiguero Tara es somnoliento. Estamos esperando  Rachel Cable, científica estadounidense para zarpar. Después de x tramites, registro del barco por las aduanas, control de los guardacostas, regresamos al mar.

Para los recién embarcados, yo incluso, llega un periodo de ajuste al rodeo del barco. Martin, el capitán, asegura que uno tarda 24 horas para acostumbrarse a los movimientos del barco y del mar. Han transcurrido dos meses desde mi recorrido con Tara entre Hyères y Antibes y mi estómago sube y baja como yoyo. Me resulta imposible sentarme mucho tiempo frente a la pantalla del laptop, debo postergar mi trabajo de edición de hoy. Katia, mi compañera de cabina, una de los artistas en residencia a bordo, esta también descubriendo los placeres del mareo. La goleta se tambalea, sacudida por un oleaje levantado por un viento oeste.

Surcamos ahora el tramo de Argel a Marsella. No tenemos prisa. Nuestra llegada está programada dentro de 7 días. Es ahora el momento del muestreo científico. No teníamos permiso para sacar muestras de las aguas argelinas, así que aprovecharemos las aguas internacionales para sumergir CTD y redes.

En cambio, Lola Reboud, otra artista a bordo, no sufre; Ella parece encontrase en su elemento, cámara colgada del cuello. Lola se maravilla al ver a los pequeños velella azules encontrados esta mañana en el colector de la red manta. Y me confesa con  una sonrisa: "Me encanta este barco, tan pequeño espacio y tanta diversidad, es super emocionante".

Lola parece haberse dado cuenta de lo que hace la magia de este lugar de trabajo tan especial: nadie se parece al otro pero 12 personas se reúnen alrededor de un solo proyecto, 12 personas que están tratando de dar lo mejor de sí mismo.

Noëlie Pansiot

10/09/2014

Primeras observaciones después de 5 meses de navegación


Tara Mediterráneo, red Bongo

Maria Luiza-Pedrotti, graduada en oceanografía en Brasil, es investigadora científica del CNRS, Observatorio Oceanográfico de Villefranche-sur-Mer. Antes de embarcar para estudiar la micro y macro fauna atada al plástico y caracterizar este ultimo muestreado por Tara, ella nos explica las técnicas implementadas  y la selección de las áreas de muestreo; Unas primeras observaciones después de cinco meses de navegación.

Desde el comienzo de la misión Tara Mediterráneo en mayo, hemos llevado a cabo 150 arrastres de red Manta y 40 de red Bongo. A bordo, clasificamos los fragmentos de plástico y los acondicionamos para su posterior análisis. Estamos todavía en la fase de toma de muestras. Tara está hilvanando una malla de los ecosistemas mediterráneos, para lograr un análisis exhaustivo de la situación.
La estrategia de esta expedición consiste en muestrear mar afuera y también cerca de las costas urbanizadas, en las desembocaduras de ríos y en los puertos. Estudiamos así los efectos de las actividades humanas y la presión ejercida por el medio terrestre.

Trabajamos tanto sobre el litoral como sobre el océano abierto, con miras a estudiar la influencia de la corriente en la dispersión de micro-plásticos, la presencia de remolinos y meandros que se forman de forma ocasional y acumulan los fragmentos, el efecto de los vientos que mezclan la capa de superficie y distribuye los fragmentos en la columna de agua. Por esta razón, por mal tiempo usamos la red Bongo que pesca bajo la superficie, en vez de la red Manta  que recupera los plásticos en la capa neutrónica (superficial) en mar calmado. También recolectamos de noche cuando el plancton de profundidad migra a la superficie para alimentarse y se topa con los plásticos. 

Con sorpresa encontramos entonces fragmentos de plástico mezclados con organismos a veces luminiscentes. Buscamos conocer la proporción de micro-plásticos en la red trófica. Estos micro-plásticos tienen el mismo rango de tamaño que los organismos planctónicos y pueden ser confundidos e ingeridos por los organismos filtradores como algunos peces y las ballenas.

Al inicio de esta campaña, nuestra primera preocupación era de cubrir lo más posible el conjunto de la cuenca del Mediterráneo y de las diferentes estructuras físicas que lo caracterizan. Para ello, cuando se planea el muestreo, los científicos de la misión preparan mapas de rutas y zonas de muestreo utilizando imágenes de satélite y modelos de circulación oceánica. Estas herramientas son proporcionadas en particular por la empresa Mercator Ocean, para determinar las áreas de interés y de muestreo. También utilizamos el sitio Sea-Seek para la meteo, las corrientes, los vientos y la superficie ponderada por las olas, y los servicios de My Ocean, que nos brindan una información sobre el Mediterráneo basada en la combinación de datos espaciales y observaciones in situ. Los mapas y recorridos se actualizan diariamente en función de los cambios meteorológicos e hidrológicos.

El Mediterráneo no tiene estructuras permanentes tales como los giros observados en los océanos, que se forman bajo la influencia de la rotación de la tierra, la fuerza de Coriolis. En aquellas áreas, los plásticos son arrastrados por las corrientes arremolinadas y se concentran en millones de kilómetros en el medio del Atlántico o del Pacífico. Los estudios realizados desde 2011 en la parte norte-occidental del Mediterráneo muestran que la cantidad de plástico es del mismo orden de magnitud que la detectada en estas zonas turbulentas, y eso nos preocupa de sobre manera. Los primeros resultados de Tara son alarmantes. Hemos encontrado fragmentos de plástico en cada lanzamiento de redes, de oeste a este de la Mare Nostrum.

M. L. Pedrotti

12/08/2014

Entre escalas


Libano, Byblos.Tara Expeditions

Tara ha dejado la marina de Beirut después de una semana de hospitalidad libanesa. El acontecer internacional nos obliga ahora a cambiar nuestro plan original de hacer ruta al Sur, hacia Israel.
Martes por la mañana, Tara deja la pequeña marina de Zaitouna Bay cargado de regalos y de la riqueza de nuevas amistades: socios locales y beirutí conocidos por casualidad vienen a despedirnos. Nos enrumbamos hacia Chipre.

La isla no estaba inscrita en el programa inicial. Teníamos programado hacer escala en Haifa y Tel Aviv, y recibir a bordo jóvenes estudiantes en ciencias arabo-israelís, palestinos e israelís a lo largo de una semana. Pero la coyuntura  no está a favor de la organización de tal reunión ni de la seguridad del barco. “Etienne Bourgois, el jefe científico de la misión y yo hemos decidido cancelar esta visita" explica Romain Troublé.

Así que trazamos ruta hacia el oeste, en aguas libanesas: cuatro días de navegación con una apretada agenda científica para un equipo reducido: Christian Sardet y Amanda Elineau, jefe científico hasta Malta, muestrean los microplásticos. Un marinero  polivalente, Nils Haëntjens, se une a la tripulación par echar mano a la informática, la electricidad, la electrónica y demás cosas. Próxima escala: Larnaca, Chipre.