18/07/2016

Escala en Panamá Ciudad



Después de cruzar el Canal de Panamá, Tara hace escala en Panamá Ciudad por 48 horas, el tiempo necesario para subsanar algunos problemas técnicos y embarcar los técnicos y científicos, quienes conducirán el primer estudio de arrecifes coralinos de la expedición. 

Durante unos 9 días, muestrearemos corales en el archipiélago de Las Perlas, en los alrededores de la isla de Saboga.
Previamente a la llegada de Tara en Panamá Ciudad, Marion Lauters, marinera-cocinera, ha planificado y coordinado el abastecimiento en productos frescos e insumos, tal como el nitrógeno líquido necesario para la conservación de las muestras. El Smithsonian Research Institute nos ha facilitado los permisos de muestreo en aguas panameñas y el acceso a sus recursos.

David Hannan, camarógrafo subacuático, y David Monmarche, a cargo de las operaciones hiperbáricas, ya están a pie de cañón, al igual que François Aurat, quien releva a Julie Lhérault en el cargo de Jefe de cubierta. Todo el equipo está listo, Tara Pacific puede empezar. Regresaremos a Panamá en 10 días.

08/07/2016

Ruta de Tara en tiempo real


Ruta, velocidad, vientos, olas, corrientes...Siga las condiciones de navegación de Tara en tiempo real gracias al mapa interactivo desarrollado por Cameron Beccario

28/06/2016

Escala en Miami


Maéva Bardy_Fondation Tara Expéditions
Después de cruzar el Atlántico, conjugando muestreo de plancton y estrategia de navegación, Tara ha llegado a Miami para una escala en Epic Marina del 28 de junio al 5 de julio. En el marco de los French-American Climate talkS (FACTS) y en colaboración con la Embajada de Francia en los EE.UU, una primera reunión científica franco-estadounidense para el Océano( FACT-O) esta pautada para el 01 de julio en el Miami Dade College.
Maéva Bardy

14/06/2016

Progresión en el Atlántico



Tara Pacific, Navegacion Atlantico©Maeva Bardy-Tara Expeditions
Viernes 3 de junio: 33°35′ N – 37°31′, un punto en medio del océano Atlántico. Nuestro desplazamiento sobre el fondo, la ruta que indica la progresión real sobre el mapa en relación al fondo marino, apunta al  195° (Sur-Suroeste); Avanzamos a 6 nudos con mesana, trinquete y mayor. Pero con solo 16 nudos de viento las velas no alcanzan solas a mover las 140 toneladas de Tara. Necesitamos la ayuda de uno de los motores si queremos llegar a tiempo a Miami donde nos esperan el 28 de junio. Nos quedan todavía 2,270 millas de una ruta que se afina cada día más, para encontrar el mejor equilibrio  entre los diferentes imperativos de la expedición. Nuestro mayor limitante es el combustible; No el agua o la alimentación: el desalinizador surte hasta 270 litros por hora y cargamos 2 toneladas de alimentos.

Salimos de Lorient con tanques medio llenos, con 20,000 litros de diesel, lo suficiente para navegar 25 días con los dos motores en régimen de crucero. Esto corresponde en teoría a un consumo máximo de 800 litros por día sin ayuda del viento. “Eso puede parecer enorme, pero es muy poco en comparación con los barcos oceanográficos clásicos. La ventaja de Tara, es su bajo costo de explotación y un reducido impacto medioambiental”, subraya Samuel Audrain, el capitán. Este estimado toma en cuenta la producción de electricidad que debe cargar las baterías usadas por los instrumentos de navegación y el material científico: refrigeradores y congelador para conservar las muestras, instrumentos de medición que funcionan 24h/24h. Por ejemplo, el muestreo de partículas atmosféricas implica una bomba que consume 25 amperes/h sobre los 240 amperes/h suministrados por las baterías. Una autonomía limitada a cerca de 2 horas cuando el barco navega con velas, una autonomía que será aumentada con la implementación de más fuentes de energías renovables.

Idealmente, los alisios podrían empujarnos hasta las costas americanas, pero eso implicaría bajar más al Sur y alargar nuestra rua con el riesgo de no dar con vientos suficientemente potentes. En esta estación, los vientos no son muy favorables. Debemos entonces encontrar un balance que nos permita respetar el calendario de una expedición de 2 años y medio. La elección del rumbo se establece en función de los pronósticos del tiempo, recibidos diariamente por satélite. Esos datos informan sobre la evolución de los sistemas anticiclónicos y las depresiones, y por consiguiente sobre la fuerza y la orientación del viento. Una herramienta indispensable al capitán para optimizar el uso del viento en relación a la distancia. Esperemos que Eolo sople un poco más fuerte.

Maeva Bardy, corresponsal a bordo.