07/08/2015

Kong Oscar Fjord, esperando el viento


7 de agosto:  Hemos completado la misión Tara-Eco Polaris. Rumbo a Kong Oscar Fjord , Martin Hertau nos informa: “estamos bloqueados por hielos bastante densos, vamos a pernoctar aquí”.
Se apagan los motores.

Los marineros se turnarán para cuidar de que el barco no se deje encerrar por el hielo. Después de 14 horas de descanso arrancamos de nuevo pero debemos regresar hacia nuestro anclaje anterior: La base militar danesa de Mesters Vig.

Hoy en la mañana el capitán nos actualiza: “Hemos esperado un viento que nos ayudaría a salir de aquí, pero eso no se dio. Desde ayer por la noche aprovechamos barcos en las cercanías para comunicarnos regularmente con el capitán de un barco militar de avituallamiento que se dirige hacia nosotros. Por la tarde de ayer, su capitán pensaba recorrer 35 millas. Esta mañana a las 7:00, solamente había podido progresar en un tercio. A diferencia de nosotros, este barco puede romper un hielo de hasta un metro de espesor, pero ante todo está diseñado para empujar bloques. El pesa 400 toneladas y puede progresar en medio de un hielo relativamente denso, lo que no es nuestro caso.”
Las placas plurianuales que se estiran entre Tara y su ruta son particularmente espesas y densas. Pese a sus 110 metros de largo, el barco militar progresa solamente a 2,5 nudos.

Una borrasca de viento Norte-Noroeste de 7 a 8 de fuerza debería soplar en las 48 horas venideras. Los marineros confían en que el viento barrerá la costa, abriendo una vía para que Tara pueda dirigirse al norte de Islandia. Las nubes que nos cubren dificultarán la obtención de informaciones satelitales precisas. Llegaremos a Mesters Vig dentro de poco. Solamente podemos hacer una cosa: Tener paciencia.

Noëlie Pansiot

05/08/2015

Glaciares de Groenlandia y Océano


Gordon Hamilton, glaciólogo y docente en Ciencias de la Tierra y el Clima en la universidad de Maine responde a nuestras preguntas sobre las interacciones entre clima y calota glaciar.

¿Nos podría dar una sinopsis de su trabajo de glaciólogo?
Estudio la calota glaciar de Groenlandia desde hace 15 años. Gracias a datos de terreno y de teledetección que nos permiten observar la calota desde el espacio, sigo su comportamiento y evolución en el transcurso del tiempo. En los años 80’s, uno observaba cambios menores, del orden de algunos centímetros por año. Pero entre 2003 y 2005 hemos presenciado una evolución muy rápida, en particular en los márgenes de la calota glaciar: midiendo el agua que se vierte de los glaciares en el océano, vemos que el derretimiento de algunos grandes glaciares ha duplicado y hasta triplicado en el plazo de solo unas semanas.
Eso significa que más hielo se está desplazando desde el centro de la calota hacia el océano, donde se forman los icebergs. El derretimiento de la calota impacta obviamente en la elevación del nivel del mar.

¿Cuáles son las explicaciones de estos fenómenos?
Es una pregunta difícil de contestar. Debemos tomar en cuenta numerosas variables; Hasta la fecha no entendemos a cabalidad el comportamiento de la calota glaciar; Lo que sabemos es que interactúa con el clima de dos formas: primero, por medio de la atmosfera, segundo, por contacto con el océano.
Si uno llega a Groenlandia en verano, lo más obvio es la presencia de agua de hielos derretidos por la elevación de las temperaturas. Parte de esta agua forma unos lagos en la superficie del hielo, lo que llamamos lagos supra glaciares. Esos lagos se pueden vaciar de forma repentina, y toda el agua escurre en el fondo del glaciar, debajo de varios cientos metros de hielo. El agua entre el glaciar y la roca facilita entonces el deslizamiento del glaciar. Lo que debemos aprehender es en qué medida el alza de las temperaturas y el agua del derretimiento del hielo de superficie aceleran el deslizamiento de los grandes glaciares de Groenlandia. Algunos experimentos demuestran que los glaciares se desplazan más rápidamente en temporada caliente, pero solo en 5% más rápido de lo normal. Existe entonces un efecto, pero no parece ser la causa principal del cambio radical que estamos presenciando.

Hemos estudiado con atención las partes de Groenlandia que cambian más rápidamente, es decir las que están en contacto con el océano. La mayor parte de la calota es drenada por grandes glaciares emisores que desplazan el hielo desde el centro de la calota hacia la costa, y luego se clava en fiordos profundos. Esos glaciares se hunden hasta 1000 metros de profundidad y se derriten. Puede ser entonces el derretimiento subacuático el que provoque la desaparición más rápida de los glaciares  en los años recientes. Es nuestro mayor enfoque: entender como el océano y sus evoluciones afectan los grandes glaciares de Groenlandia.

¿Que han observado?
Anteriormente no se había llevado a cabo una investigación sobre las aguas oceánicas de un fiordo típico de Groenlandia. Hemos usado una sonda CTD que permite medir la conductividad, la temperatura  y la profundidad del agua. Para nuestra sorpresa, hemos constatado que a unos 20 kilómetros  de la calota glaciar, la temperatura del agua es de 4° C entre 200 y 1000 metros de profundidad. Es un importante reservorio de agua caliente muy cerca de la calota glaciar, que puede causar un derretimiento subacuático importante, fragilizando los hielos y acelerando su desaparición. Pienso que es la mejor explicación de los bruscos cambios que hemos observado en Groenlandia en los 15 años pasados: todos han sido causados por el océano.

¿Cuáles son sus expectativas para las décadas por venir?
El futuro de la calota glaciar de Groenlandia depende de varios factores: Los cambios climáticos y oceánicos de las próximas décadas. Las zonas ubicadas en las depresiones profundas del lecho rocoso, por debajo del nivel del mar y sumergible, son las más inestables. Más se calienta la atmósfera, más calor es absorbido por el océano. Así que mientras se calienta la atmósfera, seguirán aumentando las temperaturas oceánicas. Ello significa que si el océano sigue calentándose, los glaciares que se vierten en los fiordos profundos seguirán derritiéndose.

No parece ser una buena noticia…
Es una muy mala noticia. Primero, por el alza del nivel de los mares; Luego, porque el derretimiento de los hielos aumenta la cantidad de agua dulce en el océano salado y eso impacta de forma significativa en el ecosistema marino. El agua dulce estratifica el océano y modifica la distribución del plancton y de otros organismos de los niveles tróficos inferiores. Son las especies de los niveles superiores, como los peces y los mamíferos marinos, que son afectadas. Este aporte de agua dulce perturba también la circulación oceánica mundial. Empezamos solamente a tomar conciencia de la influencia mayor que pueden tener los icebergs sobre el océano.

¿Qué espera usted en la Conferencia sobre el Clima COP21?
No soy político, soy un científico. Como ciudadano espero que realmente suceda algo. Como científico, lo que podemos seguir haciendo es observar y comunicar nuestros resultados a medida de nuestra comprensión de los fenómenos. Resulta determinante seguir investigando para explicar porqué esos cambios están ocurriendo. ¡Ojala la abundancia de pruebas empíricas convenza, no solo al público, sino también a quienes deciden, los políticos, de que es vital actuar; Y actuar rápidamente.

Entrevista realizada por Noëlie Pansiot

29/07/2015

La misión Tara-Ecopolaris en Scoresby Sund



Hace 4 días que hemos  dejado Islandia. La espesa niebla que nos envolvía se disipó, mientras hacemos ruta al Norte,  hacia el fiordo más grande del mundo: Scoresby Sund. Paisajes impactantes de belleza, montañas de rocas negras moteadas de blanco, perfectos reflejos en el agua...

Más temprano, a la hora del almuerzo, Tara hizo una parada frente a los acantilados de basalto  de Cabo Brewster, a solicitud de los dos ecólogos de la misión. Largos lentes atornillados en las cámaras, Brigitte Sabard y Olivier Gilg, investigadores del GREA, han « disparado » con frenesí, retratando una de las más grandes colonias de aves de la costa Este. Estas imágenes serán luego editadas para poder censar, uno a uno,  los araos de Brünnich y las gaviotas tridáctilas.

Parece que las largas jornadas de trabajo no asustan a estos investigadores. Lo demuestran recorriendo la isla pelada de Dunholm durante 13 horas seguidas en busca de aves acuáticas. Bolsa llena de provisiones en un hombro y vara de línea al otro, quieren capturar una docena de eiders comunes,  una especie de pato marino, para sus mediciones y muestras. Escondidas en su nido, las hembras son perfectamente camufladas.  Sólo un ojo entrenado puede distinguir las aves cuyo plumaje se funde con el entorno rocoso. Una vez descubierta, el ave se debe capturar rápidamente con la línea, una tarea complicada.

"Es un nuevo episodio en nuestro programa científico. En 2004, nos hemos limitado a recolectar el vello para estudiar las poluciones. Estamos repitiendo la operación, lo que nos permitirá determinar los niveles de contaminantes como el mercurio. Pero además, por primera vez, estamos tomando muestras de sangre en una docena de aves. Estas muestras nos permitirán medir las tasas de mercurio y también de hidrocarburos, unas poluciones que crecen con el desarrollo del tráfico marítimo en la región. Estos contaminantes son de origen antrópico: la polución es llevada por los vientos y las corrientes marinas desde nuestras regiones. Aquí, hay poca o ninguna fuente de contaminación. Muestreando a nivel local, podemos medir la circulación de los contaminantes en el planeta", explica Oliver.

16:00 horas: Algunos miembros se reúnen en el comedor, otros se regalan una siesta reparadora antes del próximo turno nocturno. Nos alejamos de las costas a más de 7 nudos para meternos a resguardo. El capitán estudia los mapas: “Nos dirigimos al norte y es una jugada de póker. Se pronostica una racha de viento en la noche del 29 al 30 de julio, lo que nos deja unas 35 horas para subir y recorrer 200 millas".

Noëlie Pansiot

25/07/2015

De Groenlandia a Paris Clima


Etienne Bourgois, desde Groenlandia, a bordo de Tara:
 
Hemos aprovechado esta año 2015, año de transición entre dos grandes expediciones, para regresar a Groenlandia después de un lapso de 10 años, en compañía del Grupo de investigación en ecología ártica (GREA) quien estudia esta región desde hace más de 30 años. Hoy, podremos comparar los datos con los resultados de la década anterior. Es una región que Tara conoce, viviendo la deriva ártica en 2007 cuando el GIEC apenas hablaba del derretimiento de los hielos.

Este año es bastante peculiar para Groenlandia. Es un año de hielo aquí. No obstante, en todo el Ártico, la superficie de la banquisa ha disminuido de 1 millon de km2 a final del invierno, en comparación a los 30 años pasados. Es un record. El invierno ha sido muy frio. El vortex polar se derrumbo en varias oportunidades. Las entradas marítimas han provocado mucha nieve, y los vientos permanentes del Noreste empujan desde hace semanas todo este hielo hacia el Sur. Este hielo, todavía muy denso, baja a lo largo de la costa Este y de la costa Oeste. No es algo común en este periodo del año. Es una consecuencia directa del derretimiento de los hielos y del clima que se caliente muy rápidamente.

Hace Seis años que terminó la conferencia de Copenhague, una conferencia que recordamos como un marcado fracaso. La movilización ciudadana fue intensa pero los Estados no mandaron señales fuertes antes de la conferencia. Por el contrario, percibimos ahora una movilización más intensa antes de la COP21 en Francia, una buena oportunidad de llegar a un acuerdo global.

Este acuerdo está en negociación desde hace décadas. Resulta vital que a fin de año los 195 países participantes se comprometan concretamente a favor del clima. Pese a la crisis mundial, debe arrancar una dinámica en cada país, cada región, cada ciudad, cada empresa, para llegar a tal consenso. En 2020 caducan los acuerdos de Kyoto. Así que, no solo todos los países participantes deben llegar a un acuerdo, sino que este acuerdo debe ser lo suficientemente ambicioso para que podamos limitar el calentamiento global a 2 grados a finales de este siglo.

Los datos recolectados en el transcurso de la expedición Tara Oceans constituyen un recurso inaudito en cuanto a la comprensión de los océanos. Miles de muestras han permitido por primera vez mapear de forma detallada la biodiversidad planctónica. En cierta forma, es el genoma de los mares que hemos podido establecer.

Ello significa que podemos ahora explorar las interacciones entre micro-organismos desconocidos hasta la fecha. Esos resultados permitirán caracterizar el impacto de las condiciones medioambientales en este ecosistema microscópico. Con las últimas publicaciones de Tarea Oceans podemos probar que la temperatura del agua es un factor determinante en la distribución del plancton. Eso nos lleva a la base de la cadena alimentaria y sus variaciones. En el planeta, 2 billones de personas viven a menos de 100 kms del litoral y un billón de personas depende directamente de los recursos del océano.

Otros han podido demostrar que la acidificación, es decir el PH del agua que disminuye y que varía en relación al CO2 que emitimos, influye también en la distribución del plancton. Todos los mares y océanos no tienen la misma densidad, salinidad, tasa de oxigeno, o acidez. Se acumulan actualmente unas informaciones complementarias del trabajo efectuado por Tara Oceans. El conjunto de los  resultados contribuirá a modelizar la evolución de la biodiversidad marina, y aprehender un mundo hasta ahora desconocido en relación al clima por venir.

Para Tara, se trata de que los lideres políticos, as personas que deciden, entiendan mejor los servicios brindados por el océano en la regulación del clima, y convencerles de que a mayor impacto sobre el océano, menos servicios climáticos nos podrá brindar. Los océanos producen 50% del oxigeno que respiramos y capturan cerca de 25% del CO2. La gente todavía no se da cuenta de las evoluciones mayúsculas en curso en el océano.

Unos avances científicos considerables nos dan hoy en día una legitimidad; Tara se ha comprometido desde antaño en llevar la voz de los océanos en medio de las negociaciones climatológicas. Hemos aprendido de Rio+20 que llevar la voz del océano es una tarea de conjunto.
Con otras organizaciones hemos trabajado a la creación de la plataforma Océano & Clima que agrupa en la actualidad unas 60 organizaciones. Hemos lanzado el Llamado del Océano para el Clima en oportunidad del Día Mundial de los Océanos de la UNESCO, el 8 de junio 2015. Todos los actores deben ahora alzar su nivel de protagonismo en preparación de la COP21.

La goleta será el embajador del Océano en Paris. Para Tara, subir el Sena, es algo como llevar el océano hasta la COP21. En Paris, organizaremos debates, conferencias, talleres educativos, intercambios con Ongs y científicos para que la sociedad civil se adueñe de este problemática. Françoise Gaill ha reunido unos 30 científicos, dentro de los cuales Erick Karsenti y los científicos de Tara Oceans. Tenemos un papel de catalizador para que todas las iniciativas trabajen de forma coordinada para hacer oír la voz del océano.

Entrevista realizada a bordo por Dino Di Meo

*GIEC: Grupo de expertos intergubernamental sobre la evolución del clima. Organismo abierto a todos los países miembros de la ONU.

13/07/2015

Los hielos de Groenlandia


Tara salió de Akureyri, Islandia, el pasado jueves, pero sólo habrá podido efectuar una ida y vuelta rápida a Groenlandia. La gran isla-continente no abre todavía el paso a sus costas, donde nos esperan los científicos del Grupo de Investigación en Ecología Ártica (GREA), promotores de la misión Ecopolaris, un estudio de las aves que viven en esta aislada región polar.

Al igual que hace once años, Etienne Bourgois y Jean Collet están a bordo después de haberse reunido con la goleta en Islandia. En 2004, Tara ya estaba en misión en la misma costa de Groenlandia, llevando a Olivier Gilg y Brigitte Sabard, dos expertos franceses de los ecosistemas árticos. Esta vez, en Akureyri, los dos ornitólogos sólo dejan su equipaje a bordo antes de volar a Constable Pynt , una pequeña pista de aterrizaje en la costa Este groenlandesa. Tara traza entonces una ruta al Norte para encontrarse con ellos.

Tras una navegación agitada, debemos zigzaguear  entre los primeros trozos de banquisa, a 80 millas de la costa. Atravesamos luego una segunda barrera de hielo. La tercera es más resistente; El fiordo de Scoresbysund, que parecía abierto en los mapas satelitales de la NASA, está completamente cerrado,  los fuertes vientos del Norte han empujado el hielo hacia la tierra. El forcejeo con los gigantes bloques de hielo sale a favor de de los elementos, máxime cuando se pronostican vientos del noreste de 35 a 40 nudos.

Por obvias razones de seguridad, el capitán Martin Hertau, Etienne Bourgois y Jean Collet, deciden regresar a Islandia. El viernes 10 de julio,  a las 19:00 horas, después de un zigzagueo en un frío glacial a través de numerosos bloques de hielo, Tara se encuentra de nuevo a salvo en mar abierto.
Binoculares en mano y vigía en el mástil, la goleta se enrumba al Sur. En Constable Pynt, el cambio de plan afecta el ánimo de Brigitte y Olivier quienes esperan a Tara. Los datos meteorológicos no anuncian la apertura de una ventana de buen tiempo antes de 3 ó 4 días. Sin embargo,no hay nada dramático en la situación polar de este año: el predominio de los vientos del norte durante semanas ha empujado el hielo al Sur; Hasta la costa Oeste del continente se encuentra todavía en las garras del hielo.

Domingo 12 de julio, 22:00 horas: luego de una navegación con viento a favor, Tara atraca en Akureyri. Sólo nos queda esperar una evolución favorable para zarpar de nuevo rumbo al Este de Groenlandia.

Dino Di Meo