08/02/2016

Residencia de artistas: llamamiento a proyectos para Tara Pacific


Tara@Christian Revest
Tara Expéditions llama a proyectos artísticos por desarrollarse en el transcurso de la expedición Tara PACIFIC. La residencia a bordo de la goleta Tara se desarrollara en el Pacifico y Asia a lo largo de la próxima expedición. Los artistas están invitados a presentar sus proyectos antes del 3 de abril 2016.

Con regularidad Tara Expéditions invita artistas en residencia a bordo de la goleta. Su presencia es una forma innovadora y pertinente de sensibilizar de otra manera el publico general sobre medio ambiente y los desafíos globales en este siglo XXI .

Agnès b, mecenas y co-fundadora de Tara Expéditions, galerista, estilista y coleccionista desde hace 40 años, comprometida con Tara desde 2003, apoya desde hace mucho los artistas por medio de su Galerie du Jour en Paris y su colección de arte. De este cruce de intereses y pasiones nace, en oportunidad de cada expedición, un proyecto de exposición.

Los artistas, seleccionados en base al estudio de su proyecto por el comité de selección, participarán durante un mes en residencia a bordo. Esta vez Tara estudiará el estado de salud de los arrecifes coralinos, la evolución de su biodiversidad frente a los numerosos cambios y perturbaciones que afectan el ecosistema marino.

Itinerario de la expedición Tara PACIFIC
Tara se dirigirá al Pacifico y Asia por dos años de investigación sobre los arrecifes coralinos. Zarpará el 29 de mayo de Lorient rumbo a Colombia, la isla de Pascuas, la Polinesia Francesa, la islas Cook, Samoa, Wallis y Futuna, antes de subir hacia Japón en el transcurso del primer año de investigación.
El segundo año, el estudio seguirá hasta Papua-Nueva Guinea y Asia del sureste. Tara recibirá a bordo 8 artistas en el periodo 2016-2018. El llamamiento a proyectos esta abierto hasta el 3 de abril 2016.

Usted encontrará aquí el formulario de inscripción que debe incluir:
Una pagina máx. expresando sus motivaciones.
Una nota de intención de residencia a bordo (1/2 pagina aproximadamente).
Un vinculo hacia el book representativo de su trabajo.
Sus apoyos y patrocinios potenciales.
Sus disponibilidades (2016-2017-2018).

Tara Expéditions no financia los gastos de viaje ni la producción de las obras artísticas. Solo se ofrece el hospedaje a bordo de la goleta.

Las residencias finalizarán en una exposición colectiva de las obras producidas en el transcurso o justo después de la expedición. Tara tendrá derecho de uso de las obras para fines de sensibilización del publico.

Criterios de evaluación de los expedientes.
-El valor artístico.
-La pertinencia, la comprensión de los desafíos.
-La originalidad, la capacidad a proponer temáticas, metodología y enfoques inéditos.
-La pedagogía, la capacidad a transmitir un mensaje, a sensibilizar.
-El compromiso y el testimonio.
-La factibilidad del proyecto.






10/01/2016

De vuelta en Lorient


Una vez terminada la COP21, Tara ha dejado Paris y bajado el Sena para llegar a Le Havre en la noche del 29 de diciembre. Al día siguiente se desarmaron los mástiles, depositados en el muelle, revisados, limpiados, pintados e inspeccionados por la tripulación durante una semana. Luego de volver a colocarles y tensar los obenques, se reconectaron los instrumentos de navegación. El ambiente es alegre, la tripulación impaciente de volver al mar. La ultima velada gira en torno a los últimos preparativos antes de zarpar y de las consignas de seguridad.

Sábado 9 de enero, de madrugada: nos quedan 6 horas antes de dejar Le Havre. Se siente el deseo de  mar, pero matizado de una aprehensión por las condiciones meteorológicas desfavorables y un mar muy formado.

La navegación inicia bajo un sol espléndido con un viento sostenido, se izan las velas. Rápidamente, el mar pasa de fuerte a muy fuerte y las ráfagas a 8-9 Beaufort. La navegación se torna muy difícil y hasta imposible, debido a la corriente contraria a la marea subiendo, al bordear el cabo de la Hague. Obligado a numerosas viradas por el riel de los cargueros al norte y con una corriente contraria al viento, Tara se desvía de su ruta.

Se toma la decisión de dar la vuelta y refugiarnos en Cherbourg. Después de algunas reparaciones en las velas y parcas horas de sueño, volvemos a salir con la marea. En esas condiciones de meteo y de viento contra la corriente, cruzar el Raz Blanchard, una de las corrientes más poderosas de Europa, no resulta ser un paseo fácil. Habrá de esperar la isla de Ouessant para recibir viento a favor y enderezar el rumbo hacia Lorient.

Tara surca un mar muy picado acompañado de una decena de delfines. Un momento suspendido entre dos horizontes, un compartir efímero del océano con las figuras del mar, la magia de las profundidades. Las caras de los marineros se ilumina. La vida en alta mar, bajo cualquier latitud, genera un estado de gracia compartido, una auténtica complicidad, más allá de las vivencias y experiencias de unos y otros.

El sol nos da la bienvenida cuando divisamos la isla de Groix; Huele a regreso a casa y nos preparamos para entrar en la bahía de Lorient. La acogida es invariablemente calurosa. La goleta y su tripulación atracan entonces por algunos meses, plazo necesario para preparar la próxima expedición:un extenso estudio de los arrecifes coralinos en Asia-Pacífico durante dos años (2016-2018).Tara estará a secas durante 3 meses para esta gran preparación técnica.
Fiel abrazo a todos

Lea Godiveau

22/10/2015

La re-mineralización del carbono, un mapa mundial



Un artículo publicado en Global Biogeochemical Cycle presenta un mapa regionalizado de la re-mineralización del carbono en el océano mundial. Unos científicos involucrados en Tara Oceans, del Laboratorio oceanográfico de Villefranche-sur-Mer (LOV/OOC, CNRC/UPMC), de la Universidad de Colombia Britanica y del National Oceanography Center, co-firman esta publicación.

“El océano contiene 50 veces más carbono que la atmósfera e intercambia con ella unas cantidades masivas de carbono. Durante las últimas décadas, el océano viene aminorando el ritmo del cambio climático, absorbiendo cerca del 30% de las emisiones de origen antrópico de dióxido de carbono”.
En otros términos el océano es esencial a la absorción y al almacenamiento del dióxido de carbono producido por las actividades humanas (industria, deforestación…).Nuestra actividad altera los mecanismos naturales del ciclo de carbono.

Existen 3 tipos de bombas de carbono en actividad en los océanos: una bomba biológica, una bomba de solubilidad y una bomba de carbonato. La bomba de solubilidad es responsable de la absorción de cerca de 30% del CO2 antrópico. Esta bomba funciona únicamente gracias a la química y a la física de los océanos. La bomba biológica permite, entre otros, el funcionamiento de la bomba de solubilidad, es decir el proceso que transporta el carbono de la superficie del océano hacia adentro.
El fitoplancton es el principal actor de una de esas tres bombas: la bomba biológica oceánica. Como para los vegetales terrestres, es la fotosíntesis que permite el crecimiento y el desarrollo del fitoplancton, consumiendo grandes cantidades de CO2. Primer eslabón de la cadena alimentaria, el fitoplancton es ingerido por el zooplancton o por bacterias. Las bacterias excretadas luego por el zooplancton (pelotas fecales) se hunden hacia el fondo del océano. La re-mineralización del carbono define esta materia orgánica que desaparece en el fondo después de haber sido absorbida por el zooplancton o las bacterias, soltando así CO2 hacia la atmósfera.
 La secuestración del carbono designa la parte del fitoplancton que no es consumida por los demás organismos (zooplancton o bacterias) y que se hunde directamente en el fondo del océano cuando muere. La secuestración del carbono define entonces todo lo que no es ingerido y todo lo que escapa a la re-mineralización. Esta secuestración se traduce en un producto final conocido de todos: el petróleo, luego de la agregación del fitoplancton en los sedimentos marinos. Un proceso que se extiende sobe miles de años.

Lionel Guidi, co-autor del artículo, habla del trabajo realizado para generar este mapa: “Hemos tomado todos los datos recolectados por Tara Oceans, así como los datos históricos recopilados por los equipos del Laboratorio de Oceanografía de Villefranche. Es un nuevo enfoque, esos datos nunca habían sido reunidos anteriormente. Hemos intentado cuantificar la re-mineralización del carbono a escala regional con miras a visualizar en qué proporción ella varía en el globo. Porque, desde que los científicos prestan interés a este proceso que es un criterio importante en los actuales modelos climáticos, los valores de re-mineralización utilizados por los modelizadores se consideraban generalmente como constantes. Pero la re-mineralización varía mucho más de lo uno imaginaba. Podemos observar de forma general que donde existen valores importantes, muy fuertes hacia los polos, hay una fuerte re-mineralización; Con valores bajos, hacia el Ecuador, hay una re-mineralización débil. Alrededor del globo, el océano no absorbe las mismas cantidades de carbono en todas partes”.

¿Cuáles son las causas de esas variaciones? Observando los varios tipos de fitoplánctones presentes en las diferentes zonas, los investigadores han puesto de relieve el vínculo entre el tamaño del fitoplancton y el proceso de re-mineralización: “Donde hemos observado mucho micro plancton (células planctónicas de 20 a 200 µm) como las diatomeas, la re-mineralización es importante”. Estos datos contradicen lo que los científicos pensaban hasta la fecha.

¿El objetivo de esas investigaciones? Utilizar los datos de re-mineralización para construir un estimado de la secuestración del carbono a escala regional y luego global, en aras de una mejor comprensión de los diferentes mecanismos que impactan la capacidad del océano para absorber el CO2 atmosférico. Conocer mejor para actuar mejor, proteger mejor y dar la voz de alerta a quienes deciden…

14/10/2015

Nantes



Noche brumosa y oscura en el puerto de Lorient. Son las 5:00 de la mañana y ya comienza el  movimiento a bordo. El ruido de los motores invade la goleta mientras cada marino toma su lugar: hay que reanimar la máquina algo dormida luego de tres semanas en obras. La ruta será corta: 90 millas separan Lorient de Nantes, próxima y última escala de Tara antes de subir el Sena hacia París.
 
Una vez izados trinquete y mayor, avanzamos a buena velocidad, 8 nudos en lugar de los 6 acostumbrados. Bordeando la isla de Groix, el cielo y el mar lucen el mismo tono gris claro, que poco a poco se tiñe de rosa.  Y es con la luz de un sol rojo que Tara se cuela entre Belle-Ile y Quiberon.
Al filo de la mañana, la efervescencia de la partida decae;  Las nubes se dispersan en una dulce luz. Una calma relativa se instala a bordo, acentuada por el silencio de uno de los motores detenido.
“Tan pronto como sopla un poco de viento, avanzamos bastante bien. Para hacerlo ecológico, apagamos un motor y utilizamos el yankee”, explica Martin Hertau. Entre las 10:00 y 11:00 dejamos Houat y Hoedic a nuestro babor.

Desfilan Pouliguen y La Baule mientras disfrutamos un desayuno vigorizante a cargo de Sylvie Duboué, presidente de los Amigos de Tara; Sin tropiezo hacia Nantes, seguimos con un cielo de un hermoso azul.

Los diez días en Nantes marcan una etapa doblemente simbólica: la presencia de Tara en la apertura de la GreenWeek de la ciudad, y nuestra última escala antes de la COP21.
“Visitamos Nantes invitados por Nantes Métropole para la Greenweek, dentro del marco de Citas por el Clima. Para Tara, participar en un evento como este y apoyar una ciudad que desea bajar de 50% sus emisiones de gas antes del 2030, es totalmente coherente”;  Un preludio a las negociaciones parisinas sobe el clima a finales del mes que viene.

Poco antes de las 16:00 horas, Tara pasa bajo el impresionante puente de Saint-Nazaire, señal de que la goleta deja definitivamente el océano por la Loire. Luego de cuatro horas de navegación en el río, llegaremos a “la Venecia del Oeste” antes de la noche.