20/06/2017

Nueva Zelanda, Aotearoa, Isla Norte


Nueva Zelanda,  o Nueva Zelandia; New Zealand en Ingles;  En maorí: Aotearoa, «tierra de la gran nube blanca». Llegada a Marsden Cove.

 







© Noëlie Pansiot
/ Fondation Tara Expéditions






19/06/2017

Nicolas Bin, Segundo Oficial


"Queda prohibido herirse a bordo. Cada quien debe cuidarse y velar también por la seguridad  de los demás. Cuando tienen dudas, es que no hay duda: si huelen algo raro, si oyen algo raro, avisen a un marinero".
Las responsabilidades de un Segundo Oficial, el No. 2 a bordo, son muy numerosas. La principal: la seguridad. Luego, todo lo relacionado al “funcionamiento” del barco y su tripulación: la organización de los turnos, el vínculo entre el capitán, los marineros, los científicos y demás tripulantes.

“Nicolas es un segundo ideal. El tipo sabe navegar, tiene experiencia con vela, le gusta la labor bien hecha, y es una persona sensible con quien resulta placentero hablar de otra cosa que de trabajo. Nos reunimos a menudo para tocar música”, comenta Samuel Audrain, el capitán.
Uno de los Mecánicos en Jefe, Daniel Cron, añade: “él tiene un lado jazzy retro, hubiera podido tocar piano en bares de Nueva Orleans”. Y para el otro “Chef” Mecánico, Loïc Caudan, “Nico está siempre dispuesto a dar una mano, aunque se trate de una tarea ingrata. Es fácil trabajar con él”.

Oriundo de Alsacia, al este de Francia, él empieza a navegar con su padre a los 10 años de edad. Después del liceo, él vacila entre estudios universitarios en deportes y el Conservatorio de música.  Pero escoge el mar: 1 año y medio como voluntario benévolo en la escuela de navegación de Les Glénans, un Diploma de Estado de navegación a vela en Quiberon, otro diploma de Patrón de navegación a vela en Cherburgo, múltiples navegaciones entre Francia y las Antillas, Egipto, unas trasatlánticas, Córcega, Ushuaia en Argentina, Polinesia francesa.

En sus 36 años, Nicolas Bin ama la vela y el alta mar: «Es uno de los últimos espacios de libertad que quedan. Me nutro de viajes y encuentros. Me gustan las maniobras bien realizadas, los buenos ajustes. Cuando navego con vela, Imagino siempre el barco visto desde fuera, visualizo su estética”.

Noëlie Pansiot.

08/06/2017

Blanqueamiento del coral ¡Actuar ahora!


La Fundación Tara Expéditions y BioQuest Studios se asociaron para producir un mensaje visual fuerte, difundido en el transcurso de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Océano en New York, este 8 de junio. Este video revela imágenes inéditas que deberían ser vistas y entendidas por todos.

“El deterioro de los arrecifes coralinos y el fenómeno de su blanqueamiento han sido documentados por los medias alrededor del mundo. Es un tema ya trillado por numerosos documentales recientes y por venir. Estamos convencidos: para permitir que el público se sensibilice al porvenir de esos increíbles animales constructores de los arrecifes, se debe poder observar el coral en todo su esplendor”, insiste Romain Troublé, director general  de la Fundación.
La mayor parte de los pólipos coralinos apenas se pueden ver al ojo humano. Su vida se desarrolla a un ritmo mucho más lento que el nuestro. Sus colores fluorescentes eluden la mayoría de las cámaras que filman los corales con una saturación de luz blanca más adaptada a la iluminación de objetos al aire libre.

“Para los no especialistas de la biología, descubrir amplias extensiones de corales blanqueados puede no provocar  la misma compasión que la vista de un animal que pierde su color y se muere delante de nosotros. Pero con el formato supermacro,  podemos crear un vínculo y suscitar una verdadera empatía con esas magnificas criaturas vulnerables», aboga Daniel Stoupin de BioQuest Studios.
Este video es el fruto de dos años de trabajo y de cientos de horas de proceso informático, necesarios para extraer y poner de relieve los minúsculos detalles, por medio de algoritmos de deconvolución. Pete West y Daniel Stoupin (BioQuest Studios)  han desplegado considerables recursos para dar a conocer la belleza escondida de los corales, combinando imagen numérica y científica con técnicas de cinematografía y de postproducción de tipo Hollywood.
Resulta fascinante ver cuando se despliega el esqueleto de una colonia de Acropola. Sus minúsculos pólipos trabajan para producir delicadas y poderosas estructuras, que a lo largo de milenios crean las barreras, los islotes y los atolones.
Los integrantes de BioQuest Studios militan para que las técnicas de imagen científica se utilicen más, para permitirnos a todos comulgar con la naturaleza y revelar los aspectos fascinantes de la biología, en vez de solo usarlas como instrumentos de producción de datos científicos.
Esas imágenes de blanqueamiento masivo de los corales, documentadas por BioQuest en el transcurso de Tara Pacific, ponen este fenómeno en asombrosa perspectiva. Pete y Daniel coinciden en  decir que participar en Tara Pacific constituye una experiencia única para difundir ampliamente estos extraordinarios documentos visuales .

07/06/2017

Bula Fiji


Después de 31 días de navegación por el Océano Pacifico, atracamos el 1ro de junio en el puerto de Lautoka, una ciudad al oeste de Viti Levu en las islas Fiji. Pero la escala es corta. En 24 horas tenemos que reabastecer, cumplir con los trámites, y preparar el barco para una nueva misión científica.

Algunos están impacientes por pisar tierra firme, ver una grama verde y escuchar el canto de los pájaros. Pero “cuando uno está a bordo tanto tiempo, uno se sumerge en otro espacio-tiempo. Finalmente, el tiempo pasado en navegación ya no cuenta, una semana o dos más, eso no cambia nada”, observa Samuel Audrain, capitán y marinero en el alma.

Desde hace un mes, nuestra cotidianidad está hecha de puro horizonte y mar. El 1ro de junio surgen los primeros islotes a babor, mientras los científicos despliegan una red de plancton y filtran litros de agua. Nuestra gran aventura en alta mar está por culminar. A eso de las 10h00 Tara se adentra en el paso de Nabula para anclar en un fondeadero de cuarentena, antes de obtener luz verde de las autoridades sanitarias. Los delfines siguen rodeando la goleta.

A las 14h00, un práctico amarra Tara al muelle. Los estibadores nos saludan con un “bula”, en fidjiano, que significa a la vez “bienvenida”, “buenos días” y “adiós”, una palabra que se intercambia con cada persona encontrada. Aquí, en la segunda ciudad en importancia de las Fiji, la gente suele saludarse en las calles.

En la mañana siguiente, recorremos 25 millas hacia el primer sitio de investigación. Seguimos el protocolo de muestreo dando así inicio al segundo año de la expedición. Estudiamos tres sitios diferentes en 5 días, para seguir bordeando la costa sur de Viti Levu hasta la capital Suva. A tiempo para conectarnos con la conferencia en New York. 

Noëlie Pansiot