23/12/2017

Industria minera en alta mar


Helen Rosenbaum, fundadora de la campaña “Deep Sea Mining”, está trabajando con varias organizaciones de Papua Nueva Guinea para cuestionar y detener el proyecto Solwara 1, un proyecto de minería submarina.

¿Qué es el proyecto Solawa 1 al cual se opone?
Solwara 1 es la primera mina en el fondo del océano en el mundo,  en obtener una licencia para operar. Si el proyecto se desarrolla, establecerá un precedente mundial. La mina está ubicada en el Mar de Bismarck, en Papúa Nueva Guinea. Es un proyecto iniciado por la compañía minera canadiense Nautilus Minerals. Junto a sus principales accionistas, buscan desarrollar un nuevo modelo de minería.

¿No se ha llevado a cabo ninguna extracción de este tipo todavía? ¿Podemos hablar de una experimentación?
Inicialmente, la empresa Nautilus Minerals negó que se tratara de un laboratorio a gran escala. Nuestros colegas en Papúa Nueva Guinea expresan, desde hace años, su rechazo a convertirse en conejillos de india para la explotación experimental de los fondos marinos.
Recientemente, Nautilus ha presentado la naturaleza experimental del proyecto en sus comunicados de prensa. Lo que la empresa obtendrá en términos de riqueza mineral no es el punto esencial de este ejercicio. Esta es la razón por la cual no llevó a cabo todas las pruebas estándar que una empresa minera normalmente debe realizar para evaluar el cuerpo del mineral. El objetivo principal es, de hecho, probar el equipo y ver qué impactos generará la extracción de respiraderos hidrotermales.

El proyecto Solwara 1 está ubicado en una zona volcánica...
Sí, la región del mar de Bismarck es muy activa sísmicamente. El volcán Rabaul entra todavía en erupción de vez en cuando. En los siglos pasados, nadie ha perturbado las columnas hidrotermales del piso oceánico  de esta región. Este sitio particular de Solwara 1 alberga una concentración de oro y cobre en el fondo del mar alrededor de los respiraderos. Es por eso que Nautilus quiere probar su equipo y ver si puede enfrentar los desafíos de este ambiente hostil. A una profundidad de 1,6 km, la presión es enorme y las temperaturas muy contrastadas: un agua a 400°C sale de los respiraderos hidrotermales y se mezcla con el agua de mar muy fría, formando un ambiente muy ácido.

Los científicos a bordo de Tara quedaron deslumbrados por la biodiversidad marina única protegida en Kimbe Bay, una biodiversidad todavía desconocida e inexplorada. Podemos suponer que hay otros ecosistemas que necesitan ser explorados...
Una de nuestras preocupaciones con la explotación minera de las chimeneas hidrotermales es la destrucción de estos ecosistemas únicos, incluso antes de que los científicos hayan podido estudiarlos. En la actualidad, sabemos muy poco sobre cómo los ecosistemas de aguas profundas interactúan con su entorno, en particular con los ecosistemas de cuales dependen las poblaciones humanas y las especies marinas. La pesca del atún, por ejemplo, es una industria importante en Papúa Nueva Guinea. Estamos empezando a comprender el movimiento de organismos y partículas entre las aguas superficiales, las capas medias y las áreas pelágicas, hasta el océano profundo.

¿Nautilus Minerals ha llevado a cabo evaluaciones de impacto ambiental?
En los últimos años, hemos solicitado información adicional sobre la emisión del permiso de minería, los permisos ambientales y otras condiciones impuestas a la compañía minera. También solicitamos a Nautilus Minerals brindarnos los estudios de toxicidad. La ausencia de tales estudios es una violación importante de su declaración de impacto ambiental. Según la empresa, estos estudios se han realizado, pero todavía no están disponibles en el dominio público.

¿Cuáles serían los impactos de la minería en alta mar?
El proceso de extracción, en sí mismo, genera  masas de sedimentos en suspensión  en el agua. Unas  investigaciones han demostrado que esas masas pueden viajar hasta 200 km. No sabemos la composición de lo que Solwara 1 generará. ¿Habrá metales pesados en esos volúmenes? ¿Qué formas químicas tomarán estos metales a diferentes profundidades? Saber eso nos permitiría determinar en qué tiempo los organismos marinos pueden absorberlos. Estamos hablando de una región donde las comunidades costeras circundantes dependen de la pesca para su subsistencia.

¿El proyecto podría tener un impacto en las comunidades locales?
El sitio minero Solwara 1 está aproximadamente a 60 km de Rabaul,  en East New Britain, a solo 25 km de la costa de la provincia de New Ireland, y aproximadamente a 40 km de Duke of York islands.  Está justo en el medio de las zonas de pesca. Son comunidades insulares y costeras para las cuales la pesca es su medio de vida. Todo lo que se cuela en la cadena alimentaria los afectará. Además, estas comunidades intercambian sus peces con personas que viven en el interior.
Estas comunidades no conocen el proyecto ni han dado su consentimiento, un derecho fundamental establecido en la Declaración de las Naciones Unidas. Ellas deberían poder dar su consentimiento libremente antes de que el proyecto se ponga en marcha.
Además, la compañía minera planea moverse rápidamente de un sitio a otro. Para cuando los impactos se sientan en la cadena alimenticia, con posibles efectos tóxicos en las poblaciones marinas y humanas, ¿quién será considerado responsable?  Es posible que Nautilus Minerals ya no esté en esta parte del océano.

¿Existen otros proyectos semejantes en el mundo?
Muchas compañías poseen licencias de exploración. Una estimación conservadora sugiere que más de 1.5 millones de kilómetros cuadrados en el Océano Pacífico están sujetos a un arrendamiento operativo. Nautilus Minerals es una compañía pequeña que está luchando por obtener financiamiento, pero si ella demuestra que la minería del piso oceánico está funcionando, entonces las principales compañías intervendrán y la comprarán nuevamente. Una importante compañía minera angloamericana participa en el proyecto Nautilus Minerals. Para ellos también se trata de experimentar, de tener una participación en caso de que el proyecto sea un éxito.  Es la nueva cara de la minería a nivel internacional.

¿Cuál es la posición del Gobierno de Papua Nueva Guinea sobre los riesgos ambientales?
Papua Nueva Guinea es un inversor en el proyecto, pero también está tratando de dåesempeñar el papel de regulador. Esta no es una situación viable. Además, no tiene la capacidad de monitorear los impactos. Con la excepción de la compañía minera, nadie puede saber qué sucederá en el sitio de la mina. No habrá una autoridad independiente que regule esta mina. Finalmente, el país no tiene ninguna estructura u organización capaz de enfrentar un posible accidente o desastre causado por esta mina. Solwara 1 se encuentra en una zona sísmica activa, también sujeta a eventos climáticos extremos. Hemos consultado  agentes de respuesta de emergencia en caso de un desastre,  y nos dijeron que no podran hacer nada cuando succedan derrames o rupturas de tuberías.

Entrevista por Noëlie Pansiot