14/02/2018

Nha Trang,Vietnam


Estamos en Vietnam desde el miércoles 7 de febrero. Pisamos el muelle de hormigón del puerto de Nha Trang. Con sus complejos turísticos, el balneario desfigurado por el turismo de masas no tiene el encanto de las islas vírgenes del archipiélago de Palawan, pero no nos afecta.  El Pacífico nos acaba de ofrecer un obsequio magnifico: un viento de 25-35 nudos nos ha permitido pasar de Filipinas a Vietnam en solo tres días y medio, de una sola traza amurada a estribor.

La tripulación se agasajó con una hermosa navegación en el Mar de China, entre Pangatalan y Nha Trang. Impulsada por un viento del norte-noreste, la goleta “voló” hacia Vietnam, con todas velas afuera. "Fueron  condiciones ideales para Tara", explica Nicolas Bin. “¡Enviamos casi todo!  A tal punto que una noche, se tensaba demasiado en el aparejo. Tuve que despertar a Sam para enrollar un poco el yankee.  140 toneladas lanzadas a 10 nudos, es impresionante".

Los científicos embarcados no son necesariamente marineros experimentados. Al  zarpar de la pequeña isla de Pangatalan, todos estaban emocionados. Aunque unos adivinaban  que el oleaje y el balanceo pronto castigarián sus estómagos, porque con su casco redondeado, Tara es un barco que balancea mucho.

Gaëlle Quéré, investigadora postdoctoral del CNRS-CRIOBE, está encantada: "Pudimos participar en las maniobras, izar las velas,  me gustó”. Al igual que Guillaume Iwankow, jefe de buceo científico en CRIOBE,  quien ha sufrido los caprichos del viento durante sus cinco viajes previos en Tara. "Una navegación nocturna, con velas, sin ruido, y las estrellas para uno mismo. Era un sueño de infancia.  Son momentos que nunca olvidaré".

Este gran viento en las velas ha traído un poco de consuelo a los frustrados científicos. Después de Indonesia y Filipinas, acaban de enterarse que tampoco podrán muestrear las aguas vietnamitas. El Mar de China es un área geoestratégica compleja, y eso complica los parámetros de la expedición.
Decepcionados por no poder bucear, atracados al muelle por varios días, los tripulantes intentan sobrellevar la situación: redactando artículos, reuniéndose  con el Instituto Oceanográfico de Nha Trang,  haciendo un poco de turismo. 

El tiempo se alarga, pero Guillaume Iwankow pone las cosas en perspectiva: "Pudo haber peor, sin ciencia y sin viento". Deseamos, sin embargo, que la serie negra se detenga. China es la próxima etapa de Tara.

Agathe Roullin

13/02/2018

El reloj biológico del coral, 1/2


Oren Levy, Profesor en la Facultad de Ciencias de la Vida y Director del Laboratorio de Ecología Molecular Marina (LMME) en la Universidad Bar-Ilan en Israel, embarcó en Palaos durante el leg  organizado por el Centro Científico de Mónaco (CSM). Focus sobre los mecanismos de un reloj particular, en una entrevista en dos partes.

¿Qué es un "reloj biológico" y qué sabemos sobre él?

La vida en la Tierra ha evolucionado a través de ciclos diurnos y nocturnos, causados ​​por la rotación de nuestro planeta. En respuesta a estos cambios cíclicos, la mayoría de los organismos ha desarrollado unos relojes endógenos, que les permiten anticipar los ritmos diarios y estacionales, y ajustar sus procesos bioquímicos, fisiológicos y de comportamiento. Entre las propiedades mejor conservadas de estos relojes está la capacidad de reaccionar a los cambios regulares de luz y temperatura, y también a las señales intensas de temperatura. Los relojes biológicos, también llamados ritmos circadianos, giran continuamente, manteniendo una periodicidad de aproximadamente 24 horas bajo estímulos constantes, o en ausencia de señales externas; Por ejemplo, bajo una luz, una oscuridad, o una temperatura constantes. Por lo tanto, el oscilador continuará, de modo autónomo, hasta que el reloj desaparezca  progresivamente debido a la ausencia prolongada de señales externas.

¿Todos los organismos tienen un reloj biológico?

Prácticamente todo, sí. Su mecanismo es similar en todos los organismos, desde el más simple hasta el humano, pero los componentes que lo hacen funcionar pueden ser muy diferentes. Una de las funciones más importantes del reloj biológico es la "anticipación". Esto significa que la organización sabe dónde encontrarse o qué hacer en el momento correcto, sin esperar que suceda el cambio, y que, por lo tanto, se está preparando para los cambios que se avecinan.
¿Cuáles son los orígenes del reloj circadiano?

Hay varias hipótesis sobre los factores que conducen a la evolución de los relojes circadianos. Sin embargo, al estar presentes en todos los reinos de la vida, deben haber evolucionado muy temprano. Los relojes pueden haber aparecido inicialmente para minimizar el daño causado por los rayos UV en el ADN, asegurando que la reproducción tenga lugar en la oscuridad. La prueba es provista por la presencia universal de proteínas sensibles a la luz azul en todos los organismos, incluidos los corales.

¿Cómo funciona este reloj biológico en los organismos marinos?

La vida ha evolucionado en el Océano, un ecosistema gobernado por una multitud de ciclos ambientales. Al igual que los organismos terrestres, es importante, para adaptarse, que los organismos marinos puedan anticipar eventos cíclicos futuros. Sin embargo, las especies que habitan en entornos costeros enfrentan patrones temporales mucho más complejos, dominados por los ciclos mareales y lunares. A diferencia de los ciclos de 24 horas observados en organismos terrestres, las plantas y los animales intermareales, (que viven tanto en marea alta como en marea baja, en el área que se cubre y se cubre alternativamente, el estran) presentan ritmos conductuales, metabólicos y reproductivos, adaptativos, de 12.4 horas, sincronizados con las mareas, a través de señales relevantes, como turbulencia, vibración, luz de luna, salinidad y fluctuaciones de temperatura. Estos ritmos, que giran continuamente, sugieren la presencia de un reloj circamareal endógeno.

¿El reloj biológico ayuda a los organismos marinos a adaptarse a la marea?

Sí, permite a los organismos saber cuándo será marea baja. Entonces, antes de que eso suceda, los cangrejos, por ejemplo, ya se están preparando para salir. Muchos ciclos de comportamiento, como la reproducción o la alimentación, están relacionados con el cambio en este ciclo geofísico. Todos los relojes biológicos tienen los mismos 3 componentes. Primero, lo que llamamos la entrada, la información procedente del entorno. Puede ser la marea, la luz u oscuridad, la comida. Son las "señales" que sincronizan el reloj biológico interno. El segundo componente es el mecanismo responsable del procesamiento de la información del entorno. El tercer componente es la salida: de lo que el reloj es responsable, como la puesta de corales o la alimentación de cangrejos.

Entonces, ¿la salida puede expresarse de diferentes maneras?

Sí, la salida rítmica puede ser la expresión de genes, una secreción hormonal, un cambio metabólico o de comportamiento, etc. En humanos, sabemos que muchos parámetros están influenciados por los relojes biológicos: nuestras actividades aumentan la temperatura de nuestro cuerpo; el apareamiento; Nuestro sistema endocrino; Nuestro rendimiento deportivo. Todos estos factores están controlados por este tipo de mecanismo.

¿Por qué estudia el reloj biológico de coral?

Quería saber cómo los corales programan su puesta  con tanta precisión, año tras año, siempre al mismo tiempo. ¿Qué mecanismo entra en juego? ¿Cómo hacen? Estas son las preguntas que quería responder. Durante mi postdoctorado, trabajé en el Laboratorio Marino de Heron Island, de la Universidad de Queensland, Australia. El primer trabajo fue buscar fotoreceptores (proteínas específicas) lo suficientemente sensibles como para detectar los cambios en la luz tenue (como al atardecer y a la luz de la luna), lo que probablemente sincroniza el reloj biológico del coral, para que ponga en buenas condiciones de luz.

¿Lograron aislar la proteína que estaban buscando?

Sí, encontramos 2 tipos de proteínas llamadas criptocromos. Una de ellas era más sensible durante las noches de luna llena que bajo la luz de la luna nueva. Sabemos por el estudio de otros organismos que estos criptocromos proporcionan información al reloj biológico de muchos organismos modelos. Esta proteína es única, porque es común al mecanismo del reloj biológico de los organismos en todos los grupos evolutivos.

Noëlie Pansiot

08/02/2018

El coral, un archivo climático


Eric Douville, ingeniero e investigador en el CEA, trabajó durante 10 días a bordo de la goleta, pasando del laboratorio instrumental  embarcado al muestreo en el mar. De vuelta al Laboratorio de Ciencias del Clima y del Medioambiente (LSCE), en campus Paris-Saclay, Eric estudia los núcleos de coral tomados en el Pacífico desde el comienzo de la expedición. Entrevista de un geoquímico embarcado.

¿Cuál es su misión en Tara Pacific?
En colaboración con el Centro Científico de Mónaco (CSM), propuse implementar mediciones precisas del pH del agua de mar superficial, instalando a bordo un espectrofotómetro * UV-Vis con fibra óptica. El pH es el indicador clave de la acidificación de los océanos resultante de la incorporación continua de dióxido de carbono liberado masivamente a la atmósfera por actividades humanas. Estudiamos este parámetro para caracterizar y cuantificar la acidificación actual de las masas de agua y controlar mejor el impacto que tiene en la vida de los corales.

También es el destinatario de todos los núcleos de coral recogidos desde el comienzo de la expedición.
Dirijo un equipo de investigación en el Laboratorio de Clima y Ciencias del Ambiente (LSCE). Realizamos trabajos en Geocronología y Geoquímica. En Geocronología, desarrollamos herramientas para fechar con precisión los registros climáticos o los restos arqueológicos. Por ejemplo, los métodos de datación se usan para fechar corales fósiles profundos tomados del Atlántico Norte. Como parte de Tara Pacific, utilizamos estas herramientas para confirmar el patrón de crecimiento de los núcleos de coral de superficie recolectados aquí. En un segundo paso, desarrollamos nuestro trabajo en Geoquímica para establecer y cuantificar la evolución en el tiempo, especialmente en los últimos 100 años, de la temperatura y el pH del Océano Pacífico.
¿Cuáles son los protocolos para estudiar estos modelos de crecimiento?
El primer paso antes de estudiar la geoquímica de los núcleos es de establecer un modelo de edad, es decir, comprender cómo se desarrollaron las colonias perforadas y estudiadas a lo largo del tiempo. Hay dos métodos para establecer la tasa de crecimiento de las colonias de coral. El primero es simplemente rastrear y contar las bandas de densidad anual después del análisis del núcleo mediante un escáner médico o una radiografía. Cada año, el coral forma una banda de densidad particular vinculada a la sucesión de estaciones. Si es necesario, para confirmar el conteo de bandas de crecimiento de coral tropical, usamos los métodos de datación basados ​​en la desintegración radiactiva de ciertos isótopos.

¿Han empezado a trabajar en núcleos-testigos  tomados por los equipos de Tara?
De los veinte testigos recientemente recibidos desde el comienzo de la expedición, hemos comenzado el análisis de diez especies de Porites. Pudimos establecer los patrones de crecimiento de las colonias y comenzamos los primeros análisis geoquímicos. Los primeros testigos tomados  en el Pacífico oriental son un poco cortos y solo cubren los últimos 50 años.  En concertación con el consorcio TARA-Pacífic, decidimos perforar una nueva especie de coral masivo del género Diploastrea heliopora. Desde entonces, hemos recibido nuevos núcleos tomados de diferentes sitios en el Pacífico occidental, lo que nos permite hoy cubrir los últimos 200 años o incluso más.
¿Qué sucede después de la datación de las muestras?
Después de establecer el modelo de crecimiento de colonias, analizamos su geoquímica, o sea la composición química del esqueleto de coral, lo que nos permite reconstruir la evolución de la temperatura y de las propiedades del pH del océano en el pasado.

¿Qué información nos proporcionan estas muestras de coral Tara?
Es demasiado temprano para decirlo. Pero hay una cosa importante que hacer: comparar la evolución de las propiedades del Océano aquí reconstruida con los parámetros de crecimiento y la fisiología de los corales; En otras palabras, su capacidad de desarrollarse para crecer con el tiempo. Esto, para estudiar el impacto de los cambios globales en curso en el desarrollo de los arrecifes de coral en el Pacífico. Lo que se destaca de esta investigación es que los principales cambios en el pH y la temperatura desde el comienzo de la era industrial ya han cambiado la tasa de crecimiento de los corales.

Hoy, todos nuestros registros muestran sistemáticamente una caída en el pH de los océanos en los últimos 150 años, que corresponden a la era industrial. Observamos que desde el comienzo de la era industrial, la acidificación de los océanos se ha acelerado a un ritmo nunca visto desde hace 300 millones de años. Y su impacto en la vida marina, que irá creciendo en los próximos años, sigue siendo desconocido.

Noëlie Pansiot

31/01/2018

Fin de muestreo en Palaos


Durante casi un mes, el equipo científico a bordo de Tara, dirigido por Ryan McMinds, de la Universidad Estatal de Oregón, ha estudiado corales en las aguas de Palaos.  Un primer balance.

¿Cómo se realizó el transect en las Palaos?
Al suroeste de Palaos,  pasamos un tiempo en Helen Reef. Celebramos la Navidad cerca de la isla de Helen, donde simpatizamos con los rangers. Después de esos momentos sociales agradables, exploramos el atolón. Helen Reef es un lugar donde todo científico quiere ir, pero que es de difícil acceso. Científicamente, lugares aislados como este son los principales indicadores de los procesos globales que afectan los arrecifes de coral.
¿Por no estar directamente afectados por factores antrópicos de estrés?
Exactamente. Hay factores estresantes en las islas pobladas que degradan los arrecifes. Cuando  estos factores no existen,  lejos de tierras pobladas, se puede decir que lo que sucede aquí se debe a eventos globales como el calentamiento  y la acidificación de los océanos. Esto se comprueba en muchos sitios visitados por Tara.

¿Qué observaron en el arrecife?
Mucha diversidad. Estamos pasando por estos lugares rápidamente y no podemos saber en qué condición estaban antes; Solo los estudiamos en un momento T. Como especialista en coral, vi muchos arrecifes, pero no sé exactamente cuál  era el aspecto de Helen Reef el año pasado o hace 10 años. En muchos sitios observados aquí, los corales no son saludables, pero quizás este ha sido siempre el caso en esta parte del atolón, simplemente porque el medio ambiente no les conviene. No puedo decir con certeza cómo cambiaron.

Hay otros parámetros a tomar en cuenta, y lo notamos en Helen Reef. Por ejemplo, vimos muchos corales pequeños. En general, los arrecifes de Palaos tienen una gran cobertura coralina y una gran diversidad de especies.  Pero en muchos sitios del estudio, las colonias de coral no eran muy extensas. A menudo esto significa que grandes colonias han muerto recientemente. Observar corales jóvenes sanos, descubrir que el arrecife se está regenerando, es algo bueno. Sin embargo, las perturbaciones que causaron la muerte de los corales pueden ser realmente un problema cuando ocurren con frecuencia. Hemos observado algunas de estas señales en las Palaos.

¿Se han logrado los objetivos del transect?
En general, nuestra investigación fue satisfactoria en las islas del suroeste. Recolectamos todo lo que estábamos buscando. Y el equipo que estudia los peces también.

El transect finalizó con la visita del presidente de Palaos, el Sr. Tommy Remengesau.
Fue realmente grato conocer responsables gubernamentales  tan  comprometidos con la ciencia y el medio ambiente. En una discusión sobre las toneladas de plástico flotante en Helen Reef, un atolón muy aislado, analizamos juntos  la interconexión de las islas. Eso puede incidir en las decisiones de los gobiernos locales.  Esta conectividad también se aplica a los corales, ya que, como el plástico, sus larvas se mueven con las corrientes.

El concepto es el siguiente: los arrecifes no son independientes unos de otros. La República de Palaos tiene una fuerte conciencia ambiental y su gobierno está sinceramente preocupado por la situación ecológica del país. Los habitantes intentan controlar muchos factores locales de estrés, como la contaminación, la sobrepesca, etc. En teoría, el arrecife debería estar sano debido a sus esfuerzos. Pero, obviamente, hay excepciones. Los factores globales de estrés, como el cambio climático y la acidificación de los océanos, están dañando los corales de Palaos a pesar de que las personas están haciendo todo lo posible para preservarlos. El problema de la conectividad se refiere a otra excepción: los corales no respetan los límites políticos.

Palaos sufrió un importante episodio de blanqueamiento, aunque este evento esté totalmente fuera de su control.  Hubo mortalidad masiva de corales ¿Que tanto dependen estos arrecifes de los arrecifes vecinos? La idea es que si hay una conectividad de arrecife muy fuerte, en el caso de una pérdida significativa de biomasa, aquí en Palaos, los corales de Indonesia podrían desovar y enviar sus larvas hacia acá para reponer el arrecife. No sabemos lo que ocurre realmente, es  una de las preguntas que nos hacemos. ¿Qué nivel de conexión existe entre los arrecifes de Palaos y los países vecinos? Si los arrecifes necesitan ser restaurados, ¿pueden serlo? Estos problemas solo plantean un pequeño aspecto del concepto de conectividad.

Cuando expuso  este concepto de conectividad, el Presidente Remengesau reaccionó de inmediato.
Sí, el Presidente ha reconocido la necesidad de establecer un diálogo con el Gobierno de Indonesia. Políticamente, es un mensaje importante. Los Palauanos parecen sinceramente interesados en este concepto. Es necesario desarrollar asociaciones amplias a nivel internacional. Los acuerdos globales se esfuerzan por resolver los problemas ambientales. Pero existe un nivel  intermedio entre la gestión local del arrecife y los acuerdos mundiales para combatir el calentamiento global. Se requiere más  concertación  a nivel regional. Cuando Indonesia no logra enfrentar los factores estresantes y que sus arrecifes sufren, hay implicaciones potenciales para Palaos. ¿Qué tan importante es? Esa es una de las preguntas que nos estamos haciendo.

Noëlie Pansiot

14/01/2018

Coral: células regenerativas con Eric Röttinger


Investigador del CNRS, jefe de equipo en el Instituto de Investigación del Cáncer y el Envejecimiento en Niza (IRCAN), Eric Röttinger se une al equipo de Tara por segunda vez. En 2011, él participó en un primer estudio sobre el coral en las islas Gambier, durante la expedición Tara Oceans. Científico y fotógrafo, Eric cofundó una asociación para crear conciencia sobre la protección de los océanos. Las imágenes que hace de los microorganismos dan testimonio de su apego a la biodiversidad marina.

¿Qué investigación está llevando a cabo su equipo?
El IRCAN es un centro de investigación multidisciplinario, que abarca desde investigación fundamental hasta aplicaciones médicas. Su principal objetivo es comprender mejor los mecanismos compartidos entre el envejecimiento y las enfermedades relacionadas con la edad, como el cáncer.  Nos inspira la capacidad fascinante de algunos cnidarios (corales, anémonas de mar, medusas) para regenerar su cuerpo cuando está dañado. Estos animales no muestran signos aparentes de envejecimiento o de enfermedades relacionadas con la edad.

Usted se interesa particularmente en una anémona de mar...
Nematostella vectensis, una pequeña anémona que evoluciona en el Atlántico Norte. Cuando uno la corta en dos, ella puede reformar sus partes faltantes en solo 5 días. Estamos tratando de comprender los mecanismos celulares, moleculares y de tejidos, que permiten esta regeneración extrema. En IRCAN, otros equipos están trabajando sobre la regeneración de la piel o del riñón en ratones. A largo plazo, nos gustaría utilizar los genes identificados en esta anémona, para expresarlos en vertebrados, en órganos que no tienen, o que perdieron, esta capacidad regenerativa. Para ver si logramos inducir una respuesta regenerativa.

¿Cuál es el progreso de la investigación sobre este tema?
Empezamos nuestra investigación hace solo 5 años, pero ya tenemos resultados muy interesantes. Por un lado, identificamos el tejido que contiene la fuente inductora de capacidad regenerativa en Nematostella vectensis; Actualmente estamos identificando los genes responsables de eso.
Por otro lado, acabamos de identificar una lista de genes que parecen estar específicamente involucrados en el proceso de regeneración de la anémona. Solo después de completar una serie de controles, comenzaremos experimentos en tejidos / órganos de ratones.
¿Cuáles podrían ser las aplicaciones médicas de esta investigación?
A medida que envejecemos, nuestras células pierden su capacidad regenerativa y aumenta el riesgo de enfermedad. Los científicos están tratando todavía de entender por qué. El propósito de estos estudios no es prolongar la duración de la vida humana o permitir la regeneración de un miembro  perdido; Se trata de permitir que las personas  envejezcan  mejor, manteniendo  las capacidades regenerativas de sus células, especialmente las de órganos vitales.

¿Qué hay de los corales? ¿Cómo aplicar el conocimiento humano al estudio de los arrecifes?
Estudiamos la naturaleza y sus organismos para encontrar posibles aplicaciones en la salud humana. Pero nuestro conocimiento de la biología humana también puede ayudarnos a comprender mejor la biología de especies de interés, como los corales. En unos pocos días, Eric Gilson, Director del IRCAN, se unirá al equipo a bordo. El profesor Gilson es especialista en telómeros: las secuencias repetidas que se encuentran al final de cada cromosoma.

A medida que envejecemos, nuestros telómeros se acortan, causando un estrés intracelular que puede causar patologías severas. El objetivo de nuestra investigación en Tara Pacific es doble: aprender más sobre los telómeros del coral, de los que sabemos poco,  y si su longitud podría indicar un estado de estrés en su entorno.  Se trata de poder anticipar la salud de un arrecife, incluso antes de que los animales muestren signos de estrés máximo, como el blanqueamiento.

Noëlie Pansiot

26/12/2017

Fluorescencia




©Eric Rottinger/KahiKai

Diodontidae
- Pagurus bernhardus
- Nudibrache Phyllidia












©Eric Rottinger/KahiKai

Thoracica, sobre una boya
Coral Merulinidae









Sorong, Palau, Navidad en el Pacifico



La escala técnica de 4 días en Sorong, una provincia de Indonesia ubicada al oeste de Papúa Occidental, ha marcado la mente de la tripulación. Desconcertados, hemos descubierto un  grado de contaminación que no imaginábamos. Sorong, ciudad de más de 200 000 habitantes, está  invadida por desechos de plástico. Desafortunadamente, Sorong no es una excepción en el archipiélago más grande del mundo.

Ballet acuático de plástico
Los bancos de arena que bordean la ciudad  están cubiertos  de detritus: objetos desechables, bidones  de aceite, chanclas, encendedores... En su ballet acuático, el oleaje remueve  una sopa infame. Los usuarios de las numerosas  tiendas alineadas a lo largo de la carretera, arrojan sus desechos en la lengua de arena. Los canales cavados a lo largo de las casas para colocar la alcantarilla, acarrean cientos de botellas vacías. Al igual que el 80% de los desechos en el mar, todas estas botellas arrojadas al suelo seguirán el hilo del agua y terminarán en el océano. Cada año, entre 10 y 20 millones de toneladas de desechos de todo tipo se vierten en los océanos, de los cuales el 80% son plásticos. 
Según un informe publicado en el Journal des Sciences en 2015, el archipiélago de Indonesia es el segundo mayor contaminador en cuanto a plástico, justo después de China. Ubicado en el corazón del Triángulo de Coral, el territorio marítimo de Indonesia alberga, sin embargo, el mayor nivel de biodiversidad del mundo. Pero, ¿por cuánto tiempo?
En Sorong, los turistas cada vez más numerosos, toman el ferry para llegar a Waisai, puerta de entrada a Raja Ampat, un famoso sitio de buceo. Desde allí, los visitantes usan botes pequeños para alojarse  frente a las aguas turquesas  de las islas de Kri y Gam. Pero las hermosas playas están  también plagadas de objetos que los lugareños no se molestan en recolectar.
Bajo el agua, a pesar de ser el Parque Nacional Raja Ampat, la situación no es más agradable. Los derivados de petróleo y los organismos marinos colindan en un lugar que fue, hasta hace poco, un verdadero paraíso submarino.

Indonesia debe lidiar con una contaminación masiva. Según el Banco Mundial, un indonesio produce entre 0,8 g y 1 kg de residuos de plástico por año.  El archipiélago cuenta 250 millones de habitantes. En una de las últimas cumbres oceánicas mundiales celebradas en Bali, un ministro indonesio anunció planes para reducir la contaminación marina en un 70 por ciento los próximos ocho años. Pero en muchas islas del archipiélago, la recolección de desechos es solo un concepto.
¿A quién incriminar? ¿A los consumidores, al Estado, a la industria petrolera? ¿Qué hacer para revertir la tendencia?  En un país donde los ingresos son bajos, dominan las ventas al detalle de productos de plástico. Es toda una población que debe ser sensibilizada. Al mismo tiempo, las autoridades públicas deben desempeñar su papel al proporcionar un servicio eficiente de recolección y reciclaje.

Cuando las responsabilidades son globales, algunos expertos señalan a la industria del petróleo y su lobby. El Centro para el Derecho Ambiental Internacional (CIEL) opina que los fabricantes de plástico han tomado conciencia de los problemas causados por sus productos ya en la década del 1970. Pero una parte de la industria del plástico lo continúa negando y prefiere culpar a los consumidores, obviando el problema de la duración de vida de todos los subproductos hechos a partir de los granulados de resina.

Hoy, se aboga para la adopción de un tratado internacional que reduciría la crisis de plástico. Resulta  esencial restringir y regular su impacto, a lo largo del ciclo de vida de los productos, desde la producción hasta la contaminación del Océano.

Desde Sorong, dos días de navegación nos llevan a Palau, en el primer sitio de muestreo, Helen Reef. Esas 48 horas han permitido a los nuevos miembros del equipo, embarcados en Sorong,  adaptarse a la hora local y reponerse de sus largos viajes desde los Estados Unidos, Arabia Saudita, Francia y los Países Bajos.

Anclada en la laguna de Helen Reef, la reserva marina más grande de Palau, la goleta es ahora escenario de celebración navideña.  El nuevo equipo consta de 6 científicos y un artista holandés, Maarten Stok, quien hace vibrar nuestra ballena al canto de su guitarra. Junto a Nicolas Bin, y Samuel Audrain, Maarten forma una banda que amenizará la fiesta de Año Nuevo.  En la cocina, Marion Lauters refina el menú del 24 de diciembre: tarta de queso; mousse de aguacate y pescado crudo, helado de praliné hecho a bordo. Compartir, complacer al otro, una forma de vivir la tradición de Navidad en este rincón del Pacifico.

Noëlie Pansiot